Helen

cafc3a9-y-manos-1.jpg

Una taza de café, la mesa de siempre en la esquina de aquella cafetería en alguna calle de aquella ciudad, el libro que nunca termina de leer y las gotas de lluvia amenizando la tarde ya de por si gris. Mientras la mayoría parece querer huir a algún rincón donde brille el sol, ella esta cómoda allí, de hecho, nada podría estar mejor. Su semana está justo en el medio del caos y la perfección, en su punto predilecto, sin mucho porque preocuparse y sin mucho que le quite el aliento. Helen es una mujer que odia los extremos y las emociones estridentes, ella es como esos días frescos, con un poco de sol, con un poco de viento, de aquellos que a todos nos hace bien.
No es de muchos amigos, siempre se le ve sola en aquella mesa, perdida en sus lecturas y en cada sorbo de su amargo café, pasa desapercibida entre aquellos que entran y salen, entre los que se ríen, conversan, se besan; es como un punto ciego del que nadie se percata y por eso es su lugar predilecto. Sé que se incomoda cada vez que la miro, a diferencia de todas las chicas que hay en el lugar ella odia la atención. La hace sentir encerrada y acosada, por lo que ante cualquier gota de esta, se para y huye. Yo no quiero que huya, no quiero que se pierda en la multitud de nuevo. Escondo mi vista en el libro que tengo en mis manos y que al parecer no leeré, la acompaño en cada sorbo de café y justo cuando cierra los ojos para beberlo yo la miro de la manera más fugaz posible ¡cielos! Helen me deleita más que el sabor de este café. Y es que hay algo en ella que me atrapa, un misterio dentro de su ser simple y descuidado. La miro y siento que hay otro mundo justo en su interior y yo muero por orbitarlo, pero es Helen, la chica rara a la que todos ignoran, esa que pone a su alrededor una capa de hostilidad e invisibilidad para que nadie sepa que existe, por eso me encanta. ¿Qué tendrá para esconder en su interior? Solo una persona que guarda los más profundos secretos del universo puede refugiarse en si misma de una manera tan intensa en inexplicable. Siento que acceder a ella es abrir una puerta que te lleva a descubrir lo que este esconde, siento que mirarla y deleitarme con la manera en que frunce los labios cuando bebe café es una cosa de dioses, la llave de acceso al olimpo.
Soy dos personas totalmente diferentes, soy una afuera de este lugar y otra cuando estoy dentro mirándola desde esta silla. La piel se me eriza y las mariposas en el estómago empiezan a descender a lugares prohibidos. ¡Dios Helen, Me gustas tanto! Aun así mi coraje se limita en mirarla desde lejos y desearla desde siempre, en las noches frías cuando la soledad es apremiante y puedo pensar en ella, solo en ella. Nadie lo sabe, ni siquiera podrían imaginarlo, es mi secreto y sé que en el fondo ella lo sabe… es nuestro secreto.
Toma el ultimo sorbo de café y descruza sus piernas, esas son sus señales para marcharse y yo me apuro a hacer lo mismo, no por seguirla sino porque ella es la única razón por la cual estoy allí los jueves y sin ella el café ya no sabe más. Caminamos a la caja paralelamente y justo cuando acortamos distancia un grupo de jóvenes que acaba de entrar pasa por el medio y la pierdo de nuevo, en la procesión mi celular suena, me distraigo por un momento buscándolo, sigo dando pasos inertes, de repente siento un roce en mi piel que me remueve cada vello de mi piel y hace que las mariposas que ahora están en medio de mis piernas revoloteen sin piedad. El corazón no para de latir cada vez más fuerte y siento una llama recorrer cada rincón de mi cuerpo. Es Helen que como quien no quiere la cosa, con esa frialdad propia de ella, pasa su mano por debajo de mi falda, me roza sutilmente por tan solo un segundo. No sé si fue accidental o si después de tantos jueves de acompañarla desde lejos se enteró que mi deseo le pertenece a ella y solo a ella. La miro y no encuentro su mirada, ella sigue su camino a la caja como si nada, mi mundo se detuvo y el de ella parece girar como siempre. Mi teléfono suena por segunda vez y me trae de vuelta al suelo, es Thomas mi prometido, de repente vuelvo a sentir el frió del anillo en mi mano, le contestó y mientras él habla yo la miro a ella atravesar la puerta de cristal y justo cuando se cierra, en ese momento en el que creo que la perdí una vez más, ella me mira, yo olvido al hombre detrás del teléfono, ella me sonríe y se marcha. Fue entonces que su deseo también me pertenecía

EL VIEJO ALMENDRO

almendro (1)

Creo que esa es la casa, sí deber ser esa. Todavía recuerdo ese viejo almendro de enfrente donde jugaba con Manuel… Manuel, ¿Qué será de él? Tal vez sí fue a la escuela de medicina como dijo, o quizás se haría abogado como papá. Hace años que no sé nada de él ni de esta casa. La recuerdo más grande y más bonita, pero ha pasado mucho tiempo y el tiempo suele hacer estragos en todo, en especial en personas como yo. Yo también estoy diferente y no mejor, solo diferente.
Me cuesta treparme al viejo almendro de nuevo, pero lo consigo. Hace años lo hacía en tres zancadas, pero ya lo dije, he cambiado. Me concentro en la casa, las luces están encendidas pero aún no veo a nadie. La luz de mi cuarto está apagada, me pregunto si aun estarán mis cosas allí como las deje antes de partir, tal vez no. Quizás sea ahora el estudio de papá o el cuarto de coser de mamá, o tal vez no. Igual ya no importa, seguramente ya borraron de su mente mi imagen y está bien, era lo mínimo que debían hacer.
 Pobre Manuel, cuantas veces se cayó de este árbol por seguirme el paso, era tan flacucho y débil, de no ser por mi hubieran acabado con él en el colegio ¿Qué será de Manuel?
Me duele un poco el estomago pero es normal, ya pasará. Veo siluetas detrás de la cortina, creo que están en el comedor. Es viernes en la noche y los viernes en la noche mamá acostumbraba preparar pollo frito con puré de papa porque sabía lo mucho que me gustaba. Tal vez ha cambiado el menú desde que partí para así no recordarme y está bien.
No me despedí, me fui, no como quien espera regresar, sino como quien espera ser recibido de nuevo. Pero sé que eso no pasará, no quiero que así sea. Ya bastante les he mortificado la vida como para volver, además no podría hacerle eso a Manuel, todo menos volver.
Las siluetas siguen allí sentadas alrededor del comedor. Seguramente ya terminaron de comer y papá está contando una de sus anécdotas de cuando prestaba servicio en la marina, mitad verdad, mitad fantasía que siempre solía contar, o tal vez no. Tal vez ya las ha contado todas y sea Manuel quien ahora cuente sus anécdotas ¿Qué será de Manuel?
El dolor en el estomago aumenta, pero ya pasará. Pienso en este viejo almendro, el aún me recuerda. Sé muy bien que no ha logrado olvidar aquella tarde en que se escuchó el disparo en el garaje mientras yo tiraba piedras desde sus ramas a los carros estacionados. Fue la última vez que estuve aquí, Lo extrañaba. Allá donde estuve todos estos años no había almendros.
Relajo mi cuerpo en las ramas y trato de disfrutar este momento. Es la última vez que estaré aquí, en el viejo almendro, frente a esta casa. Sé que todo ha valido la pena, quizás vine al mundo exclusivamente para esto y está bien. No me arrepiento de nada, no me arrepiento de pasar la mitad de mi vida en esa celda fría y solitaria, ni del olvido de mi padres, ni de las tardes que me perdí lejos del viejo almendro, se que todo ha valido de la pena. Espero que Manuel haya encontrado una buena mujer y que le haya dado a papá y mamá los nietos que no les di yo, ojala  sea un hombre importante y de mundo, me lo debe…  ¿Qué será de Manuel?
En cuanto escuche el disparo que venía del garaje aquella tarde supe de inmediato que era él, baje de un salto y corrí tan rápido como pude. Aun agradezco que mamá y papá no estuvieran en casa. Entre al garaje y sentí un dolor en el centro del estomago muy parecido al que me invade ahora.  Allí estaba Manuel tan flacucho e indefenso parado en la esquina con sus ojos bien abiertos sin comprender bien lo que había hecho, tenía la vieja pistola de papá en sus manos temblorosas. Ya no éramos niños, yo tenía 19 y el 17. Tendría que pagar por lo que hizo. Sabía que algún día no aguantaría más los abusos de los otros chicos, por eso trataba de defenderlo, pero esta vez llegue tarde, fue mi culpa. Con la precisión de un cazador, apunto al pecho y disparó dando en el blanco. Era Daniel, el hijo de nuestro vecino quien siempre aprovechaba mi ausencia para molestarlo, pegarle y hacer con él lo que le entrara en gana.  Pero llegué tarde,  no lo pude defender y por eso lo hizo, fue mi culpa, yo era su hermana mayor y debía cuidarlo, era yo quien debía pagar. Pasé 30 años en la cárcel por el homicidio de Daniel y no me arrepiento de nada, se que ha valido la pena.
Ya han apagado todas las luces de la casa, se han ido a dormir, espero que me sueñen en esos sueños que no se recuerdan al despertar, o no, mejor que no me sueñen. El dolor de estomago no para, pero sé que ya pasará. Ya cumplí mi misión en la vida, no tengo nada más que hacer en este viejo almendro.
Hasta pronto Manuel.

 

CARTA A UN AUSENTE

8-identify-reason-of-loneliness

No sé cuántas cartas te he escrito hasta el momento, son las mismas que reposan en el baúl de mi armario y es que a pesar de ser tú el remitente, es allí donde pertenecen. Después de tanto tiempo el ritmo de mis días retoma su curso, ya vuelvo a distinguir los días de las noches y una hora vuelve a ser de 60 minutos y no una eternidad.

Sabía que no me iba a morir a causa de tu ausencia, ahora me parece lógico, pero al segundo en que te vi partir todo parecía posible. Ese agujero negro que se abrió paso en mi pecho, esa sensación de estar cayendo al vacío irremediablemente,  de andar inerte, de andar sin alma y con el corazón en la mano desmoronándose poco a poco, era lo más parecido a la muerte. Pero yo seguía vivía, como quien despierta en medio de una cirugía a corazón abierto y siente cada punzada, cada corte, el dolor insoportable y la falta de aire; sin fuerza suficiente para levantarse, para llorar, para gritar o pedir ayuda; no es la muerte, pero ¿acaso a ese lapso intermedio se le puede llamar vida?

Ya dejé de buscar por doquier la respuesta a tu partida, ya dejé de culparme a mí y de culparte a ti, ya no pienso en tu regreso como algo posible, la razón y la cordura están de nuevo en su sitio. Escribirte y hablarte; gritarte e insultarte, aun cuando no puedes leerme ni escucharme han sido mi terapia, mi liberación. Vives en cada recuerdo, en cada rincón donde solíamos reír, en cada calle que caminamos juntos, en el café donde me sonreíste por primera vez; aun mi cama conserva tu forma y el armario tu olor; te escucho constantemente en el eco de mi habitación y tu risa estridente retumba por toda la casa, pero ya no me duele, ya no peleo contra ello, sé que es allí donde vivirás para mí por siempre y no está en mis manos sacarte. Cuando amas a una persona y le dejas entrar, le estas regalando una parte de ti, una parte que jamás volverá a ser tuya, que está fuera de tu alcance y es allí donde habitará mientras le sigas amando.

He vuelto a sonreír, tengo nuevos motivos para levantarme cada mañana, volví a soñar y la esperanza ha vuelto a nacer en mí, me siento viva aunque no completa. Sé que te haría feliz saberlo.

Cuando te pienso, me gusta imaginar que eres feliz, que estas en ese lugar en el que tanto deseabas estar, tomando una copa de vino mientras lees tu libro favorito; o caminando con tu amplia sonrisa por una calle en parís bajo un cielo naranja y violeta al atardecer; me gusta pensarte tranquilo, pleno y amado, tal vez más amado que cuando estabas conmigo, aunque sin querer ser engreída, no sé si algo así sea posible.

Para mi estás en cualquier lugar posible e inimaginable, donde sea, menos aquí bajo esta tumba fría y desolada. Aquí solo yacen huesos y carne, aquí solo yace tu embestidura. La persona que yo solía amar, que aún sigo amando con cada partícula, está fuera de este lugar. Esta bailando torpemente una pieza de vals en un gran salón, está riendo a carcajadas en un teatro de cine, está sentada en lo alto de la ciudad contemplando una puesta de sol, está caminando descalza en la playa más afrodisíaca, está llenando de luz cada calle por la que transita, está allí, en aquel viejo sillón esperando mi llegada para tomarme de la mano y seguir amándome por toda la eternidad.

DEJEN DE SEGUIR A MARGARITA

screenshot_2016-11-26-17-52-16

Del montón de celebridades que sigo en Instagram, Margarita Rosa de Francisco es una de mis favoritas, lo es por esa sensatez, ironía y simplicidad con la que despliega su manera de ver el mundo.

Muchas fotos y vídeos de sus rutinas de ejercicios, de su vida cotidiana y centenares de su gata (que en realidad es la gata de la hija de su esposo) “Chakra” o como ella la llama: “la rotativa”, quien diría yo, es uno de sus grandes amores. Es divertido verla y leerla por su forma peculiar de ser, y es que en un mundo donde todos siguen los mismos patrones para encajar en la sociedad encontrar a alguien con el descaro de pensar diferente es sencillamente refrescante.

En una de sus publicaciones del día de hoy, después de la bomba de la muerte de Fidel Castro uno de los más grandes dictadores socialistas de la historia, esta mujer aprovecho para publicar en instagram una vieja foto que guardaba en el baúl en la cual posaba en la mitad de dos figuras: a la izquierda Gabriel García Márquez y la derecha él ya mencionado y polémico Fidel castro y el Expresidente Pastrana y en cuyo pie de foto escribió “Al lado de dos grandes figuras de la Historia que ya partieron”. En mi opinión no mintió, si Gabriel García Márquez es una Gran figura de la Historia por sus obras, Fidel lo será por sus malas acciones y por ser protagonista en varios hechos históricos (nos guste o no) así como lo es Hitler.

Me llamó la atención ver en la cola de los comentarios uno de ella que mencionaba a otra persona y le decía “que te vaya bien”, así que como me pudo el chisme abrí los más de 200 comentarios que habían debajo del post y comencé a leer.

Lo que encontré lindaba entre el desconcierto y la risa. Una fila de insultos y comentarios de “te voy a dejar de seguir” abundaban; la trataban de comunista, socialista, guerrillera, basura, etc. Fue casi como si hubiese sido el mismo Fidel castro quien publicará la foto. No sé si tengo problemas para interpretar las palabras de otros, pero mientras yo leía “Al lado de dos grandes figuras de la Historia que ya partieron”, los demás parecían leer ¨aquí con el gran, benévolo y amado Fidel Castro, amor de mi vida, cosita rica, vida de mi vida, mi sueño adorado, mi ídolo, VIVA EL SOCIALISMO, LOS ODIO A TODOS” y juro que no exagero, fue hasta tal punto la agresión que alguien (que supongo es “amiguísimo” de Carlos Vives, ex esposo de Margarita) comentó que por esa razón era que Carlitos se había querido divorciar. La verdad es que no puedo evitar reírme al imaginarme a Carlos diciéndole a Margarita “No eres tú, tampoco yo, es tu foto con Fidel”.

El pobre Gabo que ni velas tiene en este entierro también se llevó su baldado de agua fría, lo trataron de apátrida y de egoísta por no compartir su fortuna con el pueblo Colombiano, ni por hacer nada por este. Y es que ahora resulta que es una obligación si te ganas un Nobel o eres famoso preferir vivir en tu país que en cualquier otro y ayudar a sus habitantes a fuerza y no por vocación. No me malentiendan, las personas que tienen esa vocación de ayudar a quienes lo necesitan tendrán siempre mi admiración, pero igual no considero que una persona sea mala y sus talentos carezcan de valor solo por abstenerse a hacerlo. Pero lamentablemente vivimos en el país de la hipocresía, sí, en  el cual muchos de sus habitantes se creen con el criterio moral de juzgar las acciones, pensamientos y formas de ver la vida de los demás sin antes hacer una re introspección para, antes de querer “componer” a la sociedad, componerse a sí mismos, No, aquí todos nos saltamos esa pequeña parte.

Así que mientras muchos “moralistas” y almas purísimas amenazaban a Margarita con dejarla de seguir por haber publicado esa foto (pobrecita, seguro los extrañara un montón), ella tan solo se limitaba a contestarles “que te vaya bien” (bien ahí) y es que la inteligencia no pela con la ignorancia y ella lo sabe.

Así que si ustedes son de esas personas que tergiversan cualquier palabra inofensiva para desplegar su veneno hacia los demás, si son de los que tienen la mente tan cerrada que solo tienen espacio para respetar y validar sus puntos de vista y el de nadie más, si son de esos que creen que con un “unfollow” pueden hacer al otro cambiar de opinión, si son de esos que solo son capaces de expresar lo que sienten a través de un insulto y sobre todo y más importante sin son de esos que no son muy buenos con la interpretación de lectura, les doy un gran consejo: DEJEN DE SEGUIR A MARGARITA, más que ponerse triste seguro se los agradecerá.

Carta a mi alma gemela

fotos-postboda-miguel-y-melissa-011

Supongo que un “hola” es suficiente para empezar.

No sé en qué circunstancias la vida nos ha juntado o nos juntara, ni mucho menos en que tiempo. Aun así quiero que sepas muchas cosas de mí, cosas que tal vez con el tiempo iras descubriendo pero que mejor gesto que escribirlas para que siempre las recuerdes.

Verás, toda mi vida he andado por ahí sabiendo que en algún momento y después de muchos aciertos y desaciertos te encontraré, y lo sabré en el preciso momento en que te mire y una de mis infalibles corazonadas me lo indique. Sí, lo sé, soy de esas románticas que cree en que ese tipo de cosas sucedan, puede parecer un poco patético, de hecho lo es, pero que sería de la vida sin lo absurdo y lo patético.

Como ya te pudiste dar cuenta en los anteriores párrafos, soy esa clase de chicas que sueña despierta y que prefiere ver una película romántica a una de acción (aun así, podría ver un par de acción contigo si tanto te gustan). Me faltaron unos cuantos centímetros para aterrizar del todo; no veo la vida con la misma seriedad con que el resto lo hace y de corazón espero que tú tampoco. Creo que el tiempo que nos dieron para estar aquí es demasiado corto y que el único propósito del ser Humano debería ser feliz y hacer feliz a quienes lo rodean. En este orden de ideas espero que nuestro propósito junto sea ser felices.

Ganarte mi corazón no será tarea fácil, no porque me haga la difícil, sino porque la manera de ganarlo no es la eventual, odio los discursos trillados de “donjuán” y esas promesas falsas que no se cumplen. Mi corazón te lo ganas siendo tú, tan autentico y real, tan honesto y abierto, te lo ganas haciéndome morir de la risa con cada cosa que haces y con cada locura en la que me haces seguirte y en la que me sigues sin pensarlo dos veces; te lo ganas con cada acto de bondad y humildad hacia los demás, con tu sencillez y por supuesto con tu inmenso amor a los animales (esta última es infalible). Igual estoy segura que eso no será problema para ti.

Quiero que sepas que lidiar conmigo no será tarea fácil, deberás armarte de mucha paciencia, soy algo torpe y bastante despistada. Me verás con algo en las manos y a los 5 minutos estaré preguntándote donde lo dejé, no recordare muchas de las cosas que me cuentas como el nombre de tus jefes, las conversaciones con tus amigos o los eventos futuros, pero sin duda alguna recordare con precisión la fecha en que nos conocimos y el lugar exacto, recordare lo que llevabas puesto y las primeras palabras que nos dijimos; recordaré cuándo nos dimos nuestro primer beso y como te temblaban las manos: recordaré la fecha de nuestro aniversario sin falta y el día, mes y año en el que naciste. Me aprenderé de memoria tus gustos y tus pasiones, guardare en mi lista de música un par de tus canciones favoritas para cantarlas cuando no estés cerca, memorizare la receta de tu plato favorito y la prepararé para ti cuando estés agotado. Tras unas tres o cuatro veces que me lo repitas me aprenderé el nombre de tus padres y hasta de tus abuelos y jamás olvidare las cosas que te hacen sonreír.

Probablemente seas tú quien cuide de mi la mayor parte del tiempo, pero cuando estés débil ya sea por una simple gripa o porque sientes que todo a tu alrededor se derrumba, ahí estaré yo a tu lado con un té con limón caliente para ti o abrazándote para hacerte saber que no todo está perdido.

No, no todo será color de rosa, seré malhumorada en varias ocasiones y me molestaré por estupideces, pero sabrás que bastara con abrazarme y hacerme reír para que se me pase. Lloraré con bastante facilidad cuando estés enojado conmigo o cuando sea yo quien lo esté, pero no pienses que lo hago para manipularte simplemente es porque soy emotiva a más no poder y deberás aprender a lidiar con ello, aunque si le ves el lado bueno también llorare de felicidad cada vez que me sorprendas con un acto o con una palabra. Seré orgullosa y más de una vez creeré tener siempre la razón, pero prometo trabajar en eso.

En las noches te pediré que pares de hacer lo que estés haciendo para ver una película conmigo y dos segundos después de que empiece me quedare dormida en tus brazos, las películas que elija probablemente te parecerán aburridas o tontas, pero valoraré el hecho de que las veas por mí. Me sonrojare cada vez que te quedes mirándome sin decir nada, me pillaras bailando y cantando como loca alrededor de la casa o en medio de la calle cuando suene una buena canción; te haré pasar más de una pena pero serán más las carcajadas que te saque.

No necesitare que me regales joyas (de hecho no me llaman mucho la atención) amaría mucho más que te aventuraras en un viaje conmigo, que conociéramos nuevos lujares juntos y experimentáramos cientos de cosas que luego quedarán guardadas como los mejores recuerdos.

Haré que cada momento a tu lado valga la pena, sé que tú también lo harás porque a pesar de no ser perfecta sé que merezco a alguien como tú, que me ame, me respete y me vea como si fuera una bendición en su vida, así como lo serás tú en la mía. Sé que estarás para mí siempre que te necesite, que no intentaras cambiar mi forma de ser, aprenderás a vivir con mis defectos y me querrás tal como soy, porque de eso se trata el amor. Sé que me impulsaras a ser mejor cada día, a ser mejor juntos, que no soltaras mi mano y me mantendrás siempre a tu lado, no atrás, no adelante, sino a la par.

Se y estoy segura que serás un motivo por el cual cada día al despertar le agradezca a Dios y a la vida.

No sé si al momento de leer esto sabrás que se trata de ti, o si nos tocará esperar unos años más para descubrirlo. No sé si ya nos hemos cruzado antes o si jamás en la vida nos hemos visto. No sé si leerás esto soló o si estaré yo a tu lado viendo tu reacción mientras lo haces. Sea como sea quiero que sepas que te he esperado toda la vida y que todo lo que he vivido ha sido la antesala para llegar a ti, porque creo en que las cosas buenas suceden y que la vida no sería vida sin algo de magia.

Te veo pronto…

DEPORTISTAS DE ORO

colombia_olimpicosrio_olympics_opening_ceremonyHace algún tiempo me encontraba hablando con un amigo extranjero sobre los juegos Olímpicos, el pertenecía a un país en el cual es algo más usual que en Colombia que sus deportistas ganen medallas de oro y  por ende no festejaban tanto como nosotros por una medalla y menos si era de plata o de bronce, en modo de broma me recalco que éramos conformistas al hacer tanta bulla por ganar una sola medalla de oro en toda la duración de los juegos pasados.

En ese momento preferí cambiar de tema, porque me conozco y sé que cuando de defender una idea se trata puedo ser bastante intensa. Sin embargo, con lo que ha sucedido en los actuales juegos Olímpicos que se llevan a cabo en Brasil, tengo argumentos suficientes para explicarle no solo a mi amigo sino a todos los extranjeros, el por qué nos emocionamos tanto por una medalla.

Para empezar, los colombianos somos por naturaleza extremadamente patrióticos, Sí, somos de esas personas que llevan la bandera con orgullo a donde van, que se les aguan los ojos cantando el himno Nacional en otro país, que se uniforman con la camiseta de la selección cuando hay partido o cuando la situación lo amerita; somos de esas personas que siempre dirán con una sonrisa “soy colombiano”  y que si pudieran  volver a nacer y tuvieran la oportunidad de elegir donde hacerlo, seguramente elegirían Colombia ¡ah! Y por supuesto, somos de los que gritan, aplauden y lloran cuando un deportista colombiano gana una medalla en los Olímpicos. Y es que Colombia es un país que suele hacer nido en el corazón de quien lo vive.

Por otro lado, también es un país que cuenta con un Gobierno que solo se preocupa por sus deportistas cuando estos, por méritos propios se destacan en otro país y que por razones de nacionalidad terminan dejando en alto el nombre de Colombia. Es en ese momento cuando sin pena alguna ese Gobierno que les dio la espalda en el duro y arduo proceso de preparación, se vanagloria por la victoria ajena.

Los deportistas colombianos, queridos extranjeros, esos que usted vio desfilando muy uniformados en la ceremonia de inauguración, son personas que detrás de sí cargan una historia llena de dolor y verdadero sacrificio. Ellos no son como los deportistas de Estados Unidos, ni como los de Rusia o China, ellos son como muchos de los deportistas de esos pequeños países cuyos nombres solo conocían unos pocos. Son deportistas a los que llegar a Rio les costó más de lo que usted se puede imaginar.

Mientras USA lleva hasta el momento 26 medallas de oro, Colombia solo lleva una. Su portador se llama Oscar Figueroa, un pesista afrodescendiente que en su niñez fue desplazado por la violencia, es decir que fue despojado de sus tierras violentamente con toda su familia, que tuvo que huir a una ciudad donde no tenían nada para así empezar desde cero; un medallista de bajos recursos que encontró en el deporte la salida hacia el éxito, que entrenó arduamente en una instalación con pocos recursos a la cual hoy en día asisten muchos niños como él, pero en la cual encontró el apoyo para estar donde está hoy en día.

Así como Oscar tenemos a Yuberjén, quien hoy ganó medalla de plata en Boxeo, y aunque él no fue desplazado por la violencia la historia viene siendo la misma: un deportista de bajos recursos que llegó donde llegó por sus propios méritos mientras el gobierno miraba hacia otro lado. A diferencia de su rival con quien compitió hoy, las intenciones de Yuberjén de llevarse el oro no eran motivadas sólo por un triunfo personal, lo que lo motivaba realmente a darlo todo  para ganar esa medalla era poder comprarle una casa a su madre donde pudieran vivir dignamente toda su familia. No, no se trata de una cuestión de lujos, sino de necesidad. Finalmente al terminar la competencia y quedar en segundo lugar, la ministra le prometió la casa por la que tanto fue a luchar, sin embargo tanto él como nosotros sabemos en lo que puede terminar dicha promesa.

Y así sigue la lista, querido lector. Tenemos a Katherine que compite hoy por la medalla de oro con sus piernas largas y torneadas y su inmensa sonrisa, quien ha cosechado sus triunfos con su propio trabajo y quien contó con la suerte de que otras personas creyeran en ella. También tenemos a nuestra queridísima Mariana Pajón quien hace 4 años nos hizo gritar, saltar y llorar de la emoción al hacerse merecedora de la medalla de oro en BMX y aunque ha contado con más suerte que los deportistas ya nombrados, al nacer en una familia con los suficientes recursos para apoyarla, también ha tenido que luchar hasta el cansancio con sus propios recursos para estar donde está.

Esta es la historia de los deportistas de mi país y lo ha sido siempre. Jóvenes que viven en un país donde la violencia es el pan de cada día y que encuentran en el deporte un salvavidas y la llave para ser alguien en la vida, para salir adelante y que aun así tienen gobernantes que se hacen los de la vista gorda cuando de incentivarlos y apoyarlos se trata, donde primero están los intereses personales de los políticos que los de estos chicos que con las uñas y el sudor de su frente se abren campo a las oportunidades que hay afuera y a pesar de todo esto, de tanta hipocresía ellos aceptan entregarle a Colombia esos triunfos que son solo suyos, lo hacen porque aman a su país más allá de las dificultades.

Entonces queridos extranjeros, cuando un deportista colombiano gana una medalla no celebramos por un triunfo nacional como seguramente lo hacen en su país, nosotros celebramos específicamente por la felicidad de ese joven que está parado en el podio vistiendo los colores de nuestra bandera; no sentimos orgullo de que Colombia cuente con una medalla más en su historial, nos sentimos orgullosos de la tenacidad y esfuerzo con la que ese deportista logró estar allí parado;  nosotros lloramos no por una medalla de oro, lloramos porque nos invade el corazón de amor patrio, de felicidad y orgullo ver a ese deportista que con lágrimas en los ojos entona con la mano en su corazón y la medalla en su pecho, nuestro glorioso himno nacional.

Para terminar, quisiera recordarle al gobierno colombiano que el oro para Colombia en los juegos olímpicos no está en las medallas, sino en sus deportistas.

¡GRACIAS MUCHACHOS!

ELIJO SER TÍA

Test-de-embarazo-negativo

Si mis cálculos no me fallan ya estoy en esa edad en la que nadie me va a juzgar por ser demasiado joven para tener un hijo. Digo, no creo que me feliciten, porque tengo muchas cosas que resolver antes de atreverme si quiera a pensar en tener uno, pero seguramente si lo tuviera no sería mucho el impacto como lo hubiese sido hace unos años atrás.

Las fotos de personas enfiestadas, en mi página de inicio en Facebook o Instagram están siendo reemplazadas cada vez más por fotos de bodas y bebés y es que según las imposiciones o costumbres sociales (cada quien le llama como quiere), ya estamos en edad de llegar a ese escalón. Hace unos 5 años atrás imaginaba que más o menos en estos años ya seguramente iba a estar felizmente enamorada del hombre que sería el amor de mi vida, con un anillo en mi dedo anular y con la esperanza de que en uno o dos años después de la boda estaría esperando mi primer y adorado hijo. Pues bueno, pasaron los años y ni el anillo, ni el hombre y por supuesto muchísimo menos las ganas de tener un bebé.

Los llaman bendiciones y regalos de la vida y no dudo que así sea, pero no considero que sean bendiciones estrictamente necesarias para poder ser felices. Creo que una vida plena sin hijos es posible, para el que lo quiere. Y que el hecho de que una mujer sea honesta consigo misma y decida no tener hijos no la hace una persona egoísta. Egoísmo a mi concepto seria traer al mundo un hijo solo por presión o miedo a quedarse solos o a sabiendas de que no se posee la devoción, la paciencia y el tiempo para hacerse cargo de otro ser humano durante toda su vida.

A veces dos personas son suficientes y los planes de vida y sueños no tienen cabida para un tercero, y está bien. No es lo mismo viajar y disfrutar con tu pareja de un atardecer en la playa y una copa de vino o de una cena para dos en la ciudad sin tener que pensar en un motivo para regresar temprano a casa que una ida a un parque de diversión con dos o más personitas las cuales serán el foco de atención durante todo el trayecto o que una ida a un restaurante con juegos infantiles lleno de niños correteando por todo el lugar mientras batallamos sin cansancio para que los nuestros se acaben la comida. Seguramente los que tienen hijos me darán argumentos muy validos por lo cual las dos últimas opciones son mejores y más gratificantes, al que le gusta le sabe, pero como en este momento no los tengo ni planeo hacerlo no podría entender ese sentimiento, por lo cual sigo prefiriendo una vida de dos.

Como muchos otros, tengo sueños, metas y planes solo para mí, y si alguien quiere unirse pues bienvenido sea. Un hijo en los próximos años de mi vida significaría renunciar a muchos de ellos, y por favor queridos papás, no me digan que tener un hijo no significa renunciar a nuestros sueños porque bien saben que si es así. Un hijo implica responsabilidades, estabilidad, el 100% de nuestra atención y mucho dinero, cosas que no son compatibles con lo que he planeado para mi vida durante los próximos años. Sé que muchos lo llamaran egoísmo, pero yo lo llamo sensatez.

No creo justo renunciar a muchos sueños por alguien más y mucho menos lo es no darle toda la atención y el amor que un hijo se merece por estar haciéndolos realidad y como soy una persona que odia los puntos medios y las cosas a medias, o es lo uno o es lo otro.

No se quien seré en 5 o 10 años, todos cambiamos y nuestros ideales también, sin embargo tengo claro quién soy ahora y lo que quiero de mi vida, no tengo afán de casarme, ni de tener hijos y tampoco de hallar un trabajo estable, por ahora quiero concentrarme en hacer de mi vida algo memorable, de atreverme a hacer esas cosas que me causan un nudo en el estómago y que hacen brillar mis ojos; de construir lo mío y vivir de acuerdo a mis propios ideales. No importa si se me van unos cuantos años lográndolo o si se me va toda la vida en ello.

Mi futuro lo aseguro paso a paso y no me cierro a la posibilidad de pensar en tener hijos en unos 8 o 10 años, uno cambia y las prioridades también, pero por ahora como muchos otros, elegiré ser “egoísta” y planear una vida solo para mí o si estoy de suerte, para dos.