Querida novia de mi ex, esta carta es para ti

mujeres-olor-rivales

Hola, sé que no nos conocemos formalmente, pero seguramente sabes de mi como yo de ti. Sé que sabes cosas de mi vida que alguna vez le confíe a él y que habrán salido en una conversación casual, sé que me has visto en la calle o tal vez por fotos y que quizá, como nos ha pasado a todas en algún momento, te sentiste insegura sobre mí. No sé qué te ha contado él, tal vez todas mis fallas y defectos o lo que le molestaba de mí y no lo culpo, creo que todos adquirimos ese mal habito de contar siempre lo malo de nuestras relaciones pasadas, de hablar únicamente de lo que nos dolió, lo que nos marcó, lo que nos defraudó, tal vez por miedo a evocar la melancolía al contar lo que nos gustó, lo que nos hizo sonreír, lo que nos enamoró… pero esta carta no se trata de eso.

Quiero que sepas que aunque no te conozco, te respeto y te doy el valor que te mereces porque más allá de ser la nueva pareja de mi exnovio, eres mujer y estamos del mismo lado. No te odio, no tengo porqué, desde hace mucho tiempo arranqué de mi cabeza esa idea errónea de que hay que odiar, denigrar o insultar a una mujer que ni siquiera bien conozco solo por el hecho de formar parte de la vida de un hombre a la cual yo ya no pertenezco, eso es una cuestión del ego, un acto envidioso y egoísta y no es así como quiero percibir el mundo.

Para empezar, si él te eligió a ti bajo los mismos criterios con los que alguna vez me eligió a mi entonces sin duda alguna escogió a una gran mujer, estoy segura de lo valiosa que eres y que él (o cualquier hombre) encontrará en ti un tesoro y de corazón espero que tú también lo sepas.

No esperes que hable mal de él o que te prevenga de las cosas que a mí me afectaron. Pretender que la historia de ustedes sea igual a la que hubo entre nosotros es absurdo, todas las experiencias son diferentes así como también lo somos los unos de los otros. Su misión en tu vida es diferente a la que tuvo en la mía, quizás tu explotes en él cualidades que yo ni percibí, han pasado los años y con ellos aprendemos a amar diferente, tal vez el vea en ti una oportunidad de amar con más madurez, o quizás no… eso lo descubrirás en el camino.

Por mi parte, deseo que te quiera, que te valore, que se sienta afortunado de tenerte a su lado y te del lugar que te mereces; de corazón espero que te aliente, te apoye y este a tu lado cuando más lo necesites; deseo que contribuya a tu felicidad, que te haga reír, que se sienta orgulloso de tus logros y te de una voz de aliento en los fracasos, espero que aporte a tu vida cosas positivas y mucho aprendizaje; que siempre te sume y que nunca te reste; que respete tu libertad y jamás quiera modificar tu esencia; que el tiempo que estén destinados a estar en la vida del otro sea constructivo y feliz porque eso es lo que mereces tú y lo que merecemos todos y cada uno de nosotros. Pero déjame decirte una última cosa, si no te da eso, si te da menos de lo mereces, si sencillamente te resta felicidad, ten el coraje y la fuerza para alejarte y seguir tu camino, te prometo que vas a estar bien.

No siendo más me despido, no sin antes pedirte una única cosa: Siempre dirígete a las demás mujeres con el mismo valor y respeto con el que hoy me dirijo yo a ti, que lo que vivas con un hombre jamás te lleve a odiar, insultar o denigrar a ninguna mujer porque ningún hombre que te ponga en esa situación lo merece. Antes que nada amémonos, cuidémonos y respetémonos entre nosotras, porque lo valemos y lo merecemos.

Adiós bonita y que la vida siempre te sonría.

Mientras se oculta el sol

Bello atardecer en la playa

Heme aquí, observando al sol perderse entre el cielo teñido de naranja y el azul profundo del mar. No puedo dejar de pensar en ella, tantas cosas, tantos años, tanto camino recorrido para al final enterarnos de que no nos correspondía estar juntos, que solo fuimos una equivocación, un error en esto que llamamos destino. Me aferre con el alma a ella porque sabía bien que nuestro final sería este, pero nada perdía con soñar. Ella tan suya, tan libre, tan loca y liberal y yo tan perdido, tan estricto, tan necio, tan encerrado en mi diminuto mundo… tan ciego; tan ciego que no pude verla, que no supe apreciar esos hoyuelos que se forman en la comisura de sus labios cuando sonríe, o como cierra los ojos placenteramente mientras toma el primer sorbo de café en las mañanas. Me negué a ver esos pequeños detalles que la hacen tan ella, esos que sin darme cuenta me hicieron amarla. En cambio, solo tuve ojos para ver lo obvio, lo que parece importante en el momento pero que en realidad no lo es. Vi sus defectos, su debilidad, sus falencias y tropiezos y como si fuera poco lo utilice de excusa para no estar con ella ¡que tonto soy! Como si ese amor lleno de fuego proveniente de ella fuera de esos que se reemplaza por otro como si nada, no, no, no, esa clase de amor que una mujer como ella brinda, es de esos que solo pocos afortunados tienen el placer de recibir y que no pasa sino una sola vez en la vida. Tuve mi oportunidad y como todo en esta vida, tuvo su fin.
Pienso en ella como en este atardecer en la playa, un regalo de Dios, de la vida, que no me pertenece, que no controlo y que es efímero y al final solo queda cerrar los ojos, recordarlo y agradecer por tan magnífica obra de arte. Igual con ella.
Ya pasó un año desde que aquí en esta misma playa observando otro atardecer de tantos, le dije adiós. La había visto llorar tantas veces y muchas de ellas tan solo la ignoré o la reproché por hacerlo. Pero en aquel momento sentí cada lágrima como una puñalada en alma, sentía su dolor y me quemaba por dentro. Era yo quien quien la había citado allí y quien había pronunciado esas palabras que hoy quisiera nunca haber pronunciado, me sentía envalentonado, decidido e inmune a extrañarla. ¡Dios! Que equivocado estaba. El dolor en sus ojos era más ardiente que aquel sol que se perdía en el mar y cuando ya no quedaba nada de él y en su lugar la oscuridad cobraba vida me miro, me beso sutilmente en los labios y me dijo adiós, se paró y ya no volteó a verme más, solo la recuerdo marcharse obligando a sus pies a seguir el camino y no volver a mí. Ese recuerdo me acompaña desde entonces todas las noches al cerrar los ojos. Ella era única, era especial, ella me amaba y yo la había dejado ir.
Intenté encontrar el calor de su abrazo en otros brazos, lo intenté una y otra vez. Busqué su mirada profunda en otros ojos, sus besos intensos en otros labios, su amor en otro cuerpo y siempre fallé en el intento. Nada se le comparaba, siempre quedaba en mí un sinsabor lleno de dolor y desconsuelo. ¿Y ella? Bueno, aun sabiendo que merecía más, mucho más de lo que yo le daba, aun cuando habían hombres que deseaban amarla y ser para ella lo que ella fue para mí, prefería seguir sumergida en la soledad y atada a mi recuerdo; aun cuando yo le hacía espacio en mi cama y en mi vida a otras mujeres, ella me esperaba en silencio, me seguía amando y yo de necio hacia como si no lo supiera, como si no me importara. Hoy sé que no es nuestro destino estar juntos pero, ¿qué tan malo habría sido amarnos unas horas más?
El sol se pierde cada vez más detrás del mar, y como aquella vez hace un año, sé que se marchará cuando la noche haga su aparición. Quisiera pactar con el sol un trato en el que se detenga allí por un instante mientras yo la amo una eternidad. La miro y me sonríe, sigue siendo ella pero sin el dolor en sus ojos, sin la súplica tacita de que no deje de amarla. Es la misma niña llena de vida y luz que fue antes de mí, esa que me cautivo desde el primer instante en el que la vi sonreír y como sucedió aquella vez mi corazón es de ella, aunque bueno, nunca ha dejado de serlo.
Pero así como la vida me concedió a mí un amor tan puro y extraordinario a través de su ser, también se lo concedió a ella y no era para menos, se lo merece. Ella que jamás intentó buscarme en alguien más, quien espero con paciencia y le permitió al tiempo hacer de las suyas; ella que tejió sola sus heridas y buscó en si misma el consuelo a el dolor que yo le causé, ahora es amada y feliz. Veo en sus ojos ese brillo con el que me miraba antes, solo que más intenso; su sonrisa me dice sin piedad que su causa ya no soy yo y transpira un aire de tranquilidad y paz que anhelo encontrar. Sé que no la encontraré de nuevo ni en otro cuerpo, ni en otro tiempo, pero me conformo con dejar de lamentarme por lo que fue, por lo que dejé de hacer y aceptar un amor diferente y amar de vuelta.
El naranja rojizo que  teñía el cielo se torna cada vez más oscuro, nos quedamos en silencio durante un instante mientras nos dejamos arrullar por el sonido de las olas, de repente siento su mano sobre la mía “es hora” me dice. Nos paramos, la abrazo tan fuerte como ella a mí y deseo que el tiempo se pare, pero en cambio, siento como va aflojando sus brazos lentamente y el calor de su cuerpo se va alejando de mí, antes de soltarnos me susurra al oído “siempre serás mi gran amor”, se lo que eso significa, sé que seré ese amor que la marcó para bien y para mal, ese que recordará siempre pero significa también que no soy, ni seré el amor de su vida, ese que sobrepasa todos los niveles y que se queda para siempre, tal vez ese mismo que ya encontró en otro hombre y que quisiera ser yo. Nos miramos por última vez, me sonríe y antes de darse vuelta me dice con un aire de complicidad “hasta pronto” pero yo sé que en realidad esta será la última vez que la vea, al menos así de esta manera tan nuestra y sé que ella también lo sabe. Se aleja y esta vez sin obligar sus pasos, con determinación fluye con el viento mientras la pierdo de vista. La escena es casi la misma de hace un año, con la diferencia de que esta vez, las lágrimas ruedan sobre mis mejillas y no sobre las de ella.

 

Helen

cafc3a9-y-manos-1.jpg

Una taza de café, la mesa de siempre en la esquina de aquella cafetería en alguna calle de aquella ciudad, el libro que nunca termina de leer y las gotas de lluvia amenizando la tarde ya de por si gris. Mientras la mayoría parece querer huir a algún rincón donde brille el sol, ella esta cómoda allí, de hecho, nada podría estar mejor. Su semana está justo en el medio del caos y la perfección, en su punto predilecto, sin mucho porque preocuparse y sin mucho que le quite el aliento. Helen es una mujer que odia los extremos y las emociones estridentes, ella es como esos días frescos, con un poco de sol, con un poco de viento, de aquellos que a todos nos hace bien.
No es de muchos amigos, siempre se le ve sola en aquella mesa, perdida en sus lecturas y en cada sorbo de su amargo café, pasa desapercibida entre aquellos que entran y salen, entre los que se ríen, conversan, se besan; es como un punto ciego del que nadie se percata y por eso es su lugar predilecto. Sé que se incomoda cada vez que la miro, a diferencia de todas las chicas que hay en el lugar ella odia la atención. La hace sentir encerrada y acosada, por lo que ante cualquier gota de esta, se para y huye. Yo no quiero que huya, no quiero que se pierda en la multitud de nuevo. Escondo mi vista en el libro que tengo en mis manos y que al parecer no leeré, la acompaño en cada sorbo de café y justo cuando cierra los ojos para beberlo yo la miro de la manera más fugaz posible ¡cielos! Helen me deleita más que el sabor de este café. Y es que hay algo en ella que me atrapa, un misterio dentro de su ser simple y descuidado. La miro y siento que hay otro mundo justo en su interior y yo muero por orbitarlo, pero es Helen, la chica rara a la que todos ignoran, esa que pone a su alrededor una capa de hostilidad e invisibilidad para que nadie sepa que existe, por eso me encanta. ¿Qué tendrá para esconder en su interior? Solo una persona que guarda los más profundos secretos del universo puede refugiarse en si misma de una manera tan intensa en inexplicable. Siento que acceder a ella es abrir una puerta que te lleva a descubrir lo que este esconde, siento que mirarla y deleitarme con la manera en que frunce los labios cuando bebe café es una cosa de dioses, la llave de acceso al olimpo.
Soy dos personas totalmente diferentes, soy una afuera de este lugar y otra cuando estoy dentro mirándola desde esta silla. La piel se me eriza y las mariposas en el estómago empiezan a descender a lugares prohibidos. ¡Dios Helen, Me gustas tanto! Aun así mi coraje se limita en mirarla desde lejos y desearla desde siempre, en las noches frías cuando la soledad es apremiante y puedo pensar en ella, solo en ella. Nadie lo sabe, ni siquiera podrían imaginarlo, es mi secreto y sé que en el fondo ella lo sabe… es nuestro secreto.
Toma el ultimo sorbo de café y descruza sus piernas, esas son sus señales para marcharse y yo me apuro a hacer lo mismo, no por seguirla sino porque ella es la única razón por la cual estoy allí los jueves y sin ella el café ya no sabe más. Caminamos a la caja paralelamente y justo cuando acortamos distancia un grupo de jóvenes que acaba de entrar pasa por el medio y la pierdo de nuevo, en la procesión mi celular suena, me distraigo por un momento buscándolo, sigo dando pasos inertes, de repente siento un roce en mi piel que me remueve cada vello de mi piel y hace que las mariposas que ahora están en medio de mis piernas revoloteen sin piedad. El corazón no para de latir cada vez más fuerte y siento una llama recorrer cada rincón de mi cuerpo. Es Helen que como quien no quiere la cosa, con esa frialdad propia de ella, pasa su mano por debajo de mi falda, me roza sutilmente por tan solo un segundo. No sé si fue accidental o si después de tantos jueves de acompañarla desde lejos se enteró que mi deseo le pertenece a ella y solo a ella. La miro y no encuentro su mirada, ella sigue su camino a la caja como si nada, mi mundo se detuvo y el de ella parece girar como siempre. Mi teléfono suena por segunda vez y me trae de vuelta al suelo, es Thomas mi prometido, de repente vuelvo a sentir el frió del anillo en mi mano, le contestó y mientras él habla yo la miro a ella atravesar la puerta de cristal y justo cuando se cierra, en ese momento en el que creo que la perdí una vez más, ella me mira, yo olvido al hombre detrás del teléfono, ella me sonríe y se marcha. Fue entonces que su deseo también me pertenecía